lunes, 7 de octubre de 2013

A Sor Emi


Esta entrada se la quiero dedicar a Sor Emi, quien nos enseñaba en el colegio Pretecnología y que nosotras conocíamos comunmente como Labor. Y es que fui a un colegio de monjas en el que nos enseñaban a bordar a punto de cruz, una hora que se nos hacía eterna y donde para amenizar un poco la hora, la pobre Sor Emi se encargaba de buscar un libro en la Biblioteca del colegio, que íbamos leyendo por orden de lista para poder escuchar algo en clase. Una hora que generalmente coincidía con un viernes a última hora y lo único que queríamos ya era que sonara la campana y salir para disfrutar del ansiado fin de semana.

El último curso nos dio a elegir un mantel o un tu y yo... y yo, que era de las perezosas de la labor, de las "de la ley del mínimo esfuerzo", como ella decía, elegí el segundo. Consistía en un mantelito con servilletas para dos personas y una panera, que hoy mi madre guarda con mucho cariño y lo usa para casi todo, pero que yo hice simplemente porque el mantel me parecía eterno.

Recuerdo cómo nos marcaba con lápiz la labor antes de irnos a casa para ver cuánto avanzábamos en la próxima clase... Qué no hubieramos dado nosotras por conocer en aquella época los bolis que se van con calor!!... más de una tendría hoy un mantel inacabado o un tú y yo donde le faltara el tú o el yo...

Hoy quiero darte las gracias, Sor Emi, porque sin ti no hubiera encontrado ese gusto por las labores, por el punto de cruz, y probablemente no me hubiera decidido a entrar en un foro dedicado a estos maravillosos trabajos, no me hubiera conocido el ganchillo y seguramente me hubiera perdido una de las pasiones que más me relaja y me entretiene.

Sé que allá arriba, estarás enseñando a otras niñas que cuando entregas una labor, debes entregarla con la aguja enganchada en la tela y que hay que usar dedal para coser, estoy segura de que llevarás un libro precioso con el que amenizar las horas del bordado y que te preocuparás de ellas tanto como lo hiciste por nosotras.

Espero encontrarte un día, Sor Emi, me encantará sentarme a tu lado a coser, bordar y disfrutar de esta afición que sin quererlo me inculcaste... Gracias...


   photo 3150989297_e1c5a2f77e_o.png

3 comentarios:

  1. Que entrañable, pero mira como se queda en tu ser algo tan bello, a mi tamb me pasa con profesores, que jamás los olvidaré,
    un recuerdo especial para ella y la labor tan bonita ^^

    feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Que entrada más bonita Raquel!!!y que bordado más lindo,esas cosas nunca se olvidan,besos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Raquel que bellos recuerdos de Sor Emi verdad que si cielo, haya donde este te esta viendo y esta contigo cuendo te pones a bordar eso dalo por hecho

    Besos y feliz fin de semana cariño

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por mi espacio, prometo pasar por el tuyo.
Un saludo,

Raquel