sábado, 14 de septiembre de 2013

Camiseta para la Bailarina


Lo admito, soy de esas personas que empiezan las cosas y las va dejando porque encuentra otra cosa que le apetece más que lo que tiene entre manos.

Tenía por ahí una revista Tilda que quería hacer y por miedo a no saber hacerlas siempre lo fui aplazando, Sofía empieza este lunes con sus clases de baile y el sábado las clases de pintura..., así que pensé que qué mejor que esta oportunidad para hacerle esa muñeca Tilda en una camiseta.

Lo sé, es un poquito desastre y he empezado la casa por el tejado, los puntos están bastante mal por miedo también a la máquina de coser, pero es la primera vez que me atrevo con estas muñequitas, sin supervisión y sin mucha idea.

El pelo ha sido de locos, porque las instrucciones son para hacerlo con lana y la cabeza rellena, así que improvisando lo he hecho con hilo y punto francés... aún le faltan algunos puntos y detalles, alguna flor y el nombre de Sofía debajo de la pierna levantada... y lo sé, se parece un poquito a Marijaia... solo espero que las niñas de la clase no sean tan críticas, jajaja!.

 
                              


6 comentarios:

  1. Pero que trabajo tan bonito y gratificante...
    es muy especial

    besitos de finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elia, que venga de vosotras siempre es un halago, jajaja!
      Besos!

      Eliminar
  2. Muy bonita Raquel, a tu niña le encantara, que disfrutes el fin de semana. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita, a Sofía le encanta, pero a ella cualquier cosa de rosa o tul ya le fascina, así que me lo ha puesto fácil.
      Besos.

      Eliminar
  3. Que chula te ha quedado la bailarina tlda ,a tu hija le encantará ,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse, ya ves, a Sofía cualquier cosa de princesita ya le parece lo más!, así que es fácil tenerla contenta aunque realmente no está bien hecho, jajaja!
      Un beso!

      Eliminar

Gracias por pasar por mi espacio, prometo pasar por el tuyo.
Un saludo,

Raquel